Cómo definir a tu público objetivo o target

3 consejos para definir a tu público objetivo

3 consejos para definir a tu público objetivo

Descubrir y analizar el público objetivo o target son dos tareas fundamentales dentro de cualquier plan de social media. Además en el ámbito deportivo, existen multitud de disciplinas, categorías y perfiles de usuarios que nos obligan a conocer bien nuestra audiencia.

Definición de público objetivo

Definición de target o público objetivo

El público objetivo o target es la audiencia que interesa a una empresa; el conjunto de personas que, debido a criterios sociodemográficos, socioeconómicos, psicológicos, geográficos, etc., se convierten en potenciales clientes de un negocio. Tener en cuenta estos criterios es primordial, así como ser conscientes de la evolución constante del mercado y los hábitos de consumo.

El concepto de público objetivo es clave para nosotros porque nos dice algo muy simple: quién nos va a comprar o va a consumir nuestros contenidos realmente. Hoy en día, en las diferentes redes sociales existentes podemos observar todo tipo de audiencias con gustos muy diversos y diferentes entre sí, lo que nos aporta una gran cantidad de datos disponibles al estudio por la mera observación en dichas redes.

➡ Si aún no tienes clara tu presencia en Redes Sociales, no te pierdas este artículo donde hablo de muchas de sus ventajas: Ir ahora ⬅

Un hábito muy común en estas plataformas sociales es que seguimos a marcas a las cuales nunca hemos comprado nada ni nos lo planteamos. Aunque dé prestigio, las empresas saben que no estamos entre su público objetivo. Por ejemplo, una persona que le gusta el deporte en general y sigue a muchas marcas deportivas de todo tipo; aunque vea mucho tenis y siga a Babolat porque le gusta Nadal, si no lo practica ni tiene intención, nunca formará parte del target de esta empresa tenística.

Claramente este ejemplo que he puesto y el concepto “target” está muy ligado a lo económico, pero nunca diremos que este usuario no sea beneficioso para la empresa de raquetas, jamás. Ya que será fundamental para su cultura organizacional y ayudará a impulsar el prestigio y relevancia de marca, a la vez que contribuirá a llevar esta empresa más allá de los meros clientes. (Si deseas saber más sobre la importancia de la construcción de una marca online, no te pierdas este otro post “Generar y mantener tu marca personal en el deporte“)

Después de esta definición, ¿Ya estás pensando en quién puede ser tu comprador/a objetivo o en aquel/aquella que será fiel a tu contenido?

 

Consejos para identificar tu público objetivo

Cómo definir a tu público objetivo

Conocer al visitante o potencial comprador puede no ser fácil pero existen muchas herramientas en la web que nos permiten “dibujarlo”. Por ejemplo, las herramientas de Google sobre posicionamiento web o SEO (Analytics, Search Console), o incluso Facebook y su administrador de páginas son muy válidos a la hora de examinar los patrones claves para definir nuestro target.

A continuación te apuntaré una serie de aspectos que nunca deberás pasar por alto a la hora de analizar a tu potencial público objetivo en el entorno online, si realmente quieres captar su atención en todo aquello que pretendas trabajar estratégicamente en cuestiones de marketing digital.

 

🎯Patrones demográficos

 

Edad y sexo.

Debemos tener en cuenta las diferencias genéricas y estereotípicas que existen en cuanto al diseño web para hombres y mujeres, ya que siguen siendo importantes a la hora de definir algunos proyectos. También es frecuente que personas mayores tengan más problemas informáticos que los jóvenes (usabilidad de la web).

 

🎯 Patrones socioculturales y psicológicos

 

Economía, nivel de estudios, idiomas, valores y creencias.

Se pueden utilizar como referencia muchos casos. Para empezar, el nivel educativo te dice cómo hablar a tus usuarios (si tenemos contenido para propietarios de gimnasios, por ejemplo, sabremos cómo dirigirnos a ellos y qué argot utilizar).

El idioma también influye en este apartado, y teniendo en cuenta que los aspectos técnicos no son tan fácilmente traducibles, en caso de que tengamos mucho tráfico anglosajón, prestaremos atención a traducir nuestras entradas adecuadamente, mediante una previa búsqueda exhaustiva de palabras con buen SEO en inglés para lo que estamos tratando.

Los valores y creencias conforman una delicada parte, puesto que nos hace ver que hay contenidos no aptos para ciertas personas, o viceversa, por lo que cuidaremos este tipo de detalles.

 

🎯 Perfil de usuario y del dispositivo

 

Frecuencia de navegación y hábitos en la red, modo de acceso y frecuencia de las visitas.

Velocidad de subida/bajada y sistema operativo del dispositivo.

Descifrar la telaraña de influencias de nuestros potenciales clientes. Conocer qué les gusta junto a lo tuyo o qué odian o desaprueban en su mayoría. Aprovechar estas ventajas de la información para campañas o para destacarse de la competencia.

Saber el lugar desde el que se conectan es importante, no solo para seguir dibujando nuestro perfil, sino también si vamos a realizar campañas de marketing online. Las frecuencias nos dirán si son usuarios poco asiduos o no (si es una web compleja, tendrán que saber cómo usarla cada vez que la visiten). Estos dos factores nos implican la necesidad de abordar el tema de la usabilidad de nuestra página, o cómo de fácil e intuitiva es para los usuarios.

Conocer que vías de comunicación son las más habituales para nuestro público objetivo, será fundamental para saber que fuentes debemos utilizar y cuales no, para no trabajar en balde canales que apenas tengan uso por parte de nuestros usuarios, clientes o lectores. Aunque pueda parecer extraño, no todo el mundo tiene habilitada una Red Social o no todo el mundo cuentan con un televisor en casa 😆

En cuanto a dispositivos, es necesario conocer información como las velocidades de subida y bajada para saber si puedes hacer tu página más o menos pesada, con flash o no, etc.

Además, el análisis de la competencia también nos dirá mucho sobre nosotros mismos y lo que tenemos o no tenemos respecto a ella. Se trata, en definitiva, de un juego en el que debemos conocer muy bien los perfiles pertinentes y enfocar a nuestros públicos como si tuviesen identidad propia, como si conociéramos a todo un estrato poniéndole una cara.

En la actualidad, y como conclusión, un negocio con presencia en redes sociales tiene la necesidad de averiguar mediante herramientas el público objetivo o prototipo de cliente potencial que posee, y desgranar su cantidad de followers para saber cuáles de ellos son realmente parte de sus objetivos en ventas.

 

Y tú, ¿ahora ya ves más claro cómo definir a tu público objetivo? Si ha sido así, te agradecería que me dejases un comentario para saber qué te ha parecido este artículo y si echas en falta alguna cosilla… Tu ayuda me servirá para seguir generando nuevos contenidos 😉

 

¿Te gustó? Compártelo con los tuyos
Tweet about this on Twitter4Share on Facebook6Share on LinkedIn0Share on Google+0Buffer this page
Sin comentarios

Publicar un comentario